Mallorca - Barcelona, un duelo cargado de moral